Prólogo y epílogo: Importancia de su uso en novelas

El prólogo literario es un texto que contiene una breve introducción del tema y que puedes encontrar en las principales páginas de una obra literaria. En cambio, si el texto se encuentra al final de la obra, es llamado epílogo.

El prólogo es conocido como una explicación que tiene la función de aumentar el interés del lector, a su vez, hace una pequeña presentación del autor de la novela. Los epílogos se encuentran al final de la novela de manera que sirvan como conclusión, pueden ser comentarios o reflexiones para culminar la novela. 

Como toda obra literaria, una novela necesita de servicios profesionales que sean capaces realizar una correcta revisión, y así asegurar que todo esté en óptimas condiciones para ser publicada.

¿Qué es un prólogo y epílogo?

El prólogo se puede definir como un texto o escrito resumido que se utiliza para orientar al lector. Puede servir como justificación del por qué se escribió la novela. Dentro del prólogo se puede encontrar el motivo y la inspiración que llevó al escritor a crear dicha novela. También, en el prólogo puede haber una comparación con otras novelas o autores.

En el prólogo de novelas de amor encontrarás ciertos aspectos relevantes que captan la atención del lector. Además, el prólogo contiene información que servirá de orientación, ya que brinda palabras claves que ayudarán a interpretar mejor la novela.

El epílogo es un texto que se encuentra en la parte final de un libro o novela. Su uso es opcional y tiene como función narrar hechos que ocurren una vez terminada la novela, por ejemplo, el destino de sus protagonistas. El epílogo es un texto con la información que le dará el cierre a la novela.

El epílogo se caracteriza por ser un capítulo extra donde se revela cierta información que no se observó durante la novela.

Función del prólogo y epílogo

La principal función del prólogo es aportar información adicional, el texto deber ser claro y preciso para que ayude a comprender los momentos más difíciles o complicados del contenido de la novela. El prólogo se lee por separado antes de leer la novela, ya que contiene información extra.

El prólogo contiene datos e información sobre el autor, por ejemplo, sus cualidades. Además, explica el por qué se escribió la novela y para qué.

El prólogo puede tener muchas funciones, en algunos casos la función es comparar la novela con otras ya escritas y describir sus diferencias.

Los epílogos de libros o novelas tienen muchas funciones, entre ellas, presentar nuevas escenas relacionadas con la trama de la novela. También, se utiliza para introducir una secuela.

Un epílogo puede servir para explicar algún desenlace difuso, y los hechos pueden transcurrir en un tiempo después de los que corresponden a la novela, por ejemplo, puede hablar sobre el futuro de ciertos personajes de la novela.

En ocasiones el autor utiliza el epílogo para que el protagonista de la novela pueda hablar sobre un tema en específico. También, el epílogo puede ser la continuación de la novela o puede tratarse de un tema diferente a la historia.

Prólogo y Epílogo

¿Dónde debe ir el prólogo y epílogo?

El prólogo se ubica en las primeras hojas de una novela, específicamente en los documentos preliminares. Usualmente, se encuentra detrás del índice. El prólogo nunca debe ir después del comienzo del texto de la novela.

El epílogo siempre va en la parte final de la novela, en las últimas páginas. Se caracteriza por ser la última parte de la novela y suele estar desligada de las partes anteriores.

En el epílogo se encuentran hechos que están relacionados con el tema principal. Hoy en día es posible encontrar ejemplos de epílogos en internet que ayudan a comprender mejor su estructura y a conocer cuál es la manera correcta de realizarlo.

¿Como se hace un prólogo?

Es muy importante saber que los prólogos de libros o novelas deben ser elaborados una vez se haya terminado de escribir la obra literaria. De esta manera, el autor podrá seleccionar los aspectos relevantes de dicha novela para colocarlos en el prólogo. Así, se logrará obtener información que pueda interesar y persuadir al lector.

Si la novela está reimpresa es posible que tenga varios prólogos.

Consejos para realizar un prólogo

En el momento de realizar un prólogo es fundamental tener en cuenta las características que debe contener el mismo, ya que estas son las que le darán sentido.

Una de las características más resaltantes del prólogo es su objetividad, debe ser preciso para que la persona que esté leyendo pueda tener una idea de lo que va a encontrar a lo largo de la novela. Otra característica muy importante, es la breve presentación del autor en el prólogo.

Actualmente, puedes encontrar en internet múltiples ejemplos de prólogos de novelas que te servirán de mucha ayuda para comprender cómo es la manera correcta de realizar un prólogo.

¿Quién escribe un prólogo?

El prólogo de una novela es escrito por su mismo autor o por otra persona. El autor de la novela o la editorial son los encargados de elegir quién va a ser el escritor del prólogo.

Cuando el prólogo lo escribe el mismo autor, suele llevar detalles sobre la elaboración de dicha novela. Cuando otro autor lo escribe, contiene una presentación del autor de la novela, además, se coloca una breve reseña o crítica referente a la novela.

El prólogo es opcional, existen muchos libros y novelas que no tienen prólogo.

Características de un epílogo

Dentro de las características más resaltantes de un epílogo se pueden destacar:

  • Es un escrito extra que reúne datos relevantes de una novela.
  • Incluye información que se ha omitido en el desarrollo de la novela y que tienen una relación con la misma.
  • Ofrece datos ocurridos después del final de la novela.
  • Puede contener una explicación desde otra perspectiva de algún hecho durante la novela.
  • Sirve como conclusión de un tema extenso.
  • Se encuentra al final de la novela, de manera que concluye la obra.
  • Puede ser escrito por una o más personas.
  • Se utiliza para revelar el destino de los personajes principales. 

Quizás te pueda interesar: “Sinopsis: ¿Cómo redactarla? Aspectos importantes”.

Deja una respuesta